Publicidad

Fuente TELEMUNDO

Antes un aumento histórico en la cantidad de personas migrantes que intentan cruzar la frontera hacia Estados Unidos, los jueces migratorios advierten que el sistema para revisar los casos está al punto del colapso.
“Básicamente estamos resolviendo casos de la magnitud de una posible sentencia de muerte pero tenemos que hacerlo en un entorno pensado para casos rápidos como de infracciones de tránsito”, dice la jueza Dana Leigh Marks a NBC News, cadena hermana de Noticias Telemundo.
Marks indica que muchos de los jueces dedicados al tema enfrentan serio desgaste emocional y físico ante las exigencias, y que hay mucha frustración.
A nivel nacional hay aproximadamente 500 jueces de inmigración.
Revisan sobre todo las solicitudes de asilo, con lo que les toca decidir quiénes se pueden quedar en territorio estadounidense y quiénes terminan siendo deportados.
Cuando el presidente Joe Biden asumió el cargo en enero ya había una lista de casos sin resolver mayor a 1.3 millones de decisiones pendientes.
Desde entonces no ha hecho más que aumentar el flujo de gente que llega a la frontera pidiendo refugio.
Entre las principales preocupaciones que tienen los cuatro jueces que hablaron con NBC News están el que no hay suficientes magistrados para revisar todo, que les hace falta personal de apoyo y que sienten mucha presión política por parte del Departamento de Justicia.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.