Publicidad

Fabiola Navarrete/Tu Tiempo Digital

El Sr. Alfredo Ruiz nos cuenta como ha sido su experiencia al vivir con su hijo Michael, quien tiene Síndrome de Down. Nos narró como al recibir esta noticia ni él ni su esposa sabían qué esperar. Ellos no tenían idea de qué limitaciones tendría su hijo. Fue una situación que les causó estrés y depresión. Pero gracias a Dios ellos pudieron criar a Michael en una hogar lleno de amor, con sus padres y 3 hermanos. “Lo hemos tratado igual que a los demás, y esa es la clave y la razón principal por la que hoy Michael es quien es”, aseguró.

Su mayor motivación al compartir el testimonio de vida de sus hijo Michael es darles un mensaje de esperanza a todos los padres que hoy en día se encuentran atravesando esta misma situación y se preguntan qué será de sus hijos en el futuro. Esas preguntas que pueden estar atormentando a muchos personas en este día como: ¿podrá caminar?, ¿podrá correr?, ¿podrá reconocerme como su padre?. Esas mismas preguntas él se las hizo, porque desafortunadamente eso le dijeron los doctores que podría pasar. Le dijeron que no podría hacer las mismas cosas que un niño “normal”. Con una sonrisa en la boca nos dijo: “Es mucho más listo que un niño normal”. 

El Sr. Ruiz comentó que son niños muy amorosos siempre y cuando los padres los traten igual. Su hijo Michael es el primero en levantarse para ir ayudarlo con todas las tareas del campo. Agregó: “Michael es una bendición en nuestra vida”.

Michael maneja un tractor y hace todas las actividades de un niño de su edad además de que se sabe dar a entender y si no le entienden porque de repente se le dificulta el pronunciar bien algunas palabras, él encuentra la manera de hacerse entender. Michael habla y entiende inglés y español. 

Michel nos dijo que le gusta trabajar, jugar con sus animales y que le gusta mucho trabajar con su papi, a quien llama Alfredo. Michael tiene 3 hermanos y ellos lo aman y lo cuidan mucho porque es un niño que se gana el amor de todos. “Es un niño puro, si le ofrece un billete de 100 dólares lo avienta, pero si le ofrece un pedazo de pizza sí lo acepta”, añadió. Con todo este tipo de acciones, Michael nos recuerda siempre cuáles son las cosas importantes de la vida. Él sólo quiere a las personas por lo que son no por lo que tienen. 

Michael los ha unido aún más como familia además de alentarlos a  participar en actividades para distintos grupos de niños con capacidades diferentes, no sólo Síndrome de Down. Quiere que este mensaje sea de ayuda no sólo para los padres con niños con este síndrome, sino para a todos aquellos que atraviesan otro tipo de condición, o bien para la comunidad en general para que sepan cómo tratar a estos hermosos angelitos que no son más que una bendición para este mundo.

Nos recalcó una vez más que son personitas muy amorosas, que entiende y que tienen corazón. De ahí la importancia de tratarlos con cariño y respeto. En las escuelas los estudiantes suelen ser despectivos con ellos y por eso él y su esposa fueron a hablar con la directora ya que tuvieron un incidente con unos niños que estaban preguntando por qué Michael se veía diferente y hablaba así. Gracias a esta reunión que tuvieron con las autoridades escolares decidieron incluir dentro del programa de estudios, el tema sobre Síndrome de Down, en donde les enseñan a los estudiantes sobre su condición y sobre lo importante que es tratarlos con amor y respeto. Todos sus compañeros de escuela lo buscan mucho, lo cuidan y lo protegen. Michael juega basketball y lo hace muy bien.

Vamos todos a tratar a estos personitas amorosas con el mayor respeto posible porque son tan capaces y tan valiosos como nosotros. Si nuestros hijos nos ven haciendo eso, ellos también harán lo mismo. 

Gracias Michael por darnos esta hermosa lección de vida!!!

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.