Publicidad

(CNN) — A medida que nuestras capacidades para ir a trabajar y participar en otras actividades fuera del hogar están restringidas, la incomodidad inicial puede provocar rápidamente claustrofobia por cuarentena. Al menos, eso es lo que la gente dice. ¿Pero es real la llamada claustrofobia por cuarentena? Y si es así, ¿podemos reducirla?

“La claustrofobia por cuarentena [conocida en inglés como cabin fever]no es como un trastorno psicológico, por lo que no diría que hay algún tipo de definición oficial”, dijo Vaile Wright, psicóloga y directora de Investigación Clínica y Calidad de la Asociación Americana de Psicología.

Puede que no sea una condición real, pero los sentimientos con los que está asociada sí lo son.

“Implica una variedad de emociones negativas y angustia relacionadas con el movimiento restringido: irritabilidad, aburrimiento, cierta desesperanza e incluso, conductualmente, inquietud y dificultad para concentrarse. Esa sería la constelación de síntomas que uno podría esperar si se sintieran de esa manera”.

Tu personalidad y temperamento son factores importantes en la rapidez con que desarrollas este tipo de emociones, señaló Wright.

Si eres más extrovertido en la naturaleza y no estás acostumbrado a estar en casa, probablemente seas más propenso a sentirte así, dijo Wright.

Hay personas que lo sienten instantáneamente, indicó Paul Rosenblatt, psicólogo y profesor emérito de ciencias sociales de la familia en la Universidad de Minnesota, que estudió la cabin fever entre adultos en la década de 1980.

“Están viendo un futuro en el que podrían estar en casa durante mucho tiempo y lo están sintiendo”, añadió.

Aquellos que ven la cuarentena voluntaria como una forma de limpiar finalmente su hogar, ordenar las facturas, organizar su armario o buscar un nuevo pasatiempo, podrían tardar más en alcanzar la claustrofobia por cuarentena, si alguna vez lo hacen, explica Rosenblatt.

Independientemente del grupo al que pertenezcas, tanto Wright como Rosenblatt recomiendan varias maneras de aliviar la tensión en tu mente y sentirte menos limitado en tu propio hogar.

Establece una rutina

En lugar de tratar esta experiencia como una vacación, dijo Wright, aún debes levantarte y hacer todas las cosas que normalmente harías durante tu horario anterior. O tanto como puedas.

“Levántate al mismo tiempo que te levantarías, asegúrate de que todavía te duchas, que te vistes y no te quedas todo el día en tus pijamas”, agregó.

Comer a horas regulares también puede ayudar a mantenerte estructurado.

Mezcla un poco tu espacio

El espacio de tu hogar podría tener algo que ver con la claustrofobia por el encierro que sientes, dijo Wright.

“Si tienes un espacio para vivir relativamente grande [en el que] puedes moverte a diferentes habitaciones y mezclar un poco tu espacio, probablemente estés un poco mejor”.

Redecorar una habitación para que no sea exactamente el mismo estilo cada semana puede hacer que tu hogar se sienta más fresco y no tan sofocante.

Manténte física y mentalmente activo

“A menos que sepas que has estado expuesto o que estás infectado, el distanciamiento social no significa que no puedas salir”, dijo Wright. “Salir a la calle, tomar aire fresco, dar un paseo, son cosas realmente importantes”.

A veces ayuda “vivir por el momento o la hora” y decir: “No sé qué voy a hacer más tarde hoy o mañana, pero aquí hay una historia corta que quería leer, o hay una revista que no leído “, dijo Rosenblatt. También puedes mantener una lista actualizada de podcasts que deseas escuchar, nuevos álbumes de música que te gustaría ver y películas que deseas ver.

Conéctate con otros …

“También sabemos que a partir de investigaciones sobre cosas como la cuarentena y el aislamiento, mantenerse socialmente conectado es realmente importante”, comentó Wright. “Obviamente, eso puede ser un desafío en este momento porque el objetivo es no tener contacto cara a cara”.

Wright sugiere pensar en formas de conectarse virtualmente, ya sea enviando mensajes de texto a amigos, hablando por teléfono, chateando por video, uniéndose a comunidades en línea y tomando sugerencias de otros sobre cómo manejar el aburrimiento y la frustración.

Averiguando sobre los amigos, familiares y colegas que te preocupan puede estar lidiando con la claustrofobia por cuarentena, indica Rosenblatt.

“Tengo algunos amigos mayores que están en centros de asistencia asistida que están cerrados y les digo: ‘Estoy pensando en ti y espero que las cosas vayan bien’. A veces escucho que lo aprecian”, dijo Rosenblatt. “La gente está asustada. Ayuda que muchos de nosotros estemos en el mismo bote”.

… pero también encuentra tiempo para apartarte

A veces, uno de los desafíos del cabin fever es que es posible que no lo sientas, pero alguien con quien vives puede sentirlo con fuerza, aseguró Rosenblatt.

“Eso también es un problema: lidiar con tus diferencias y la manera en que lidias con la claustrofobia por cuarentena,

Las familias y las parejas “necesitan un cierto equilibrio de unión y separación, y estar atrapados juntos en el interior definitivamente es un riesgo con niveles realmente altos de unión que podrían ser difíciles para muchas parejas y familias, a pesar de que se amen”, dijo Rosenblatt. .

Si tienes lugares separados para estar en la casa, ve allí si no puedes tolerar que tu pareja vea televisión mientras lees un libro. O toma pasatiempos individuales en los que cada persona pueda concentrarse cuando se necesita un respiro el uno del otro.

Acepta la incomodidad

Abordar los sentimientos de claustrofobia por cuarentena depende en última instancia de comprender lo que está sucediendo y de que hay un proceso para aceptarlo, dijo Rosenblatt.

“Parte de lo que hace que todo esto sea un desafío en este momento es que simplemente no sabemos cuánto va a durar”, comentó Wright. “Sin tener una fecha límite definida, tienes que establecer una expectativa en tu mente de que esta podría ser nuestra nueva normalidad por un tiempo”.

“Hay una curva de aprendizaje para lidiar con eso”, aseguró Rosenblatt. “Puedes sentir que hoy no hay esperanza o que es realmente difícil. Y mañana o dentro de una hora, podrías estar aprendiendo cosas o entrando en un ritmo diferente donde las cosas funcionan”.

Si podemos llegar a un lugar de aceptación en el que no nos tiene que gustar lo que está sucediendo y que así es “exactamente como es ahora”, podríamos estar en mejores condiciones de usar nuestros recursos para encontrar las cosas que están bajo nuestro control , aseveró Wright.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.