Publicidad

Hong Kong (CNN) La cifra de muertos por el nuevo coronavirus ha llegado a 1,873, ya que casi la mitad de la población de 1.300 millones de personas en China sigue sujeta a diversas formas de restricciones de viaje y otras medidas de cuarentena.

El martes, Liu Zhiming, director del hospital Wuchang en Wuhan, la ciudad en el centro del brote, murió por el virus, según un comunicado emitido por las autoridades del gobierno local.

Liu era neurocirujano y el trabajador de salud más veterano que se sabe que murió como resultado de la epidemia de coronavirus. Su muerte podría renovar las críticas de que el gobierno no ha hecho lo suficiente para proteger a los trabajadores médicos de primera línea, muchos de los cuales están sobrecargados de trabajo.

También el martes, los medios estatales informaron que los médicos y enfermeras que mueran mientras intentan contener el brote serán designados oficialmente como «mártires».

Todas menos cinco muertes por el virus han ocurrido dentro de China continental, donde se reportaron 98 casos fatales adicionales de Covid-19, la enfermedad causada por el virus, el martes por la mañana. El número de casos confirmados en China aumentó en 1.886, llevando el total mundial a más de 73.325.

La gran mayoría de esos casos han estado en China, pero la preocupación ha aumentado en la última semana por brotes mucho más pequeños pero crecientes en Singapur, Japón y Hong Kong.

Según la Comisión Nacional de Salud de China, desde que comenzó el brote en diciembre, más de 12,500 pacientes se han recuperado y han sido dados de alta del hospital.

Fuera de Hubei, la provincia de la cual Wuhan es capital, el número de casos nuevos se ha reducido durante 14 días consecutivos. A pesar de esta aparente buena noticia, se están intensificando medidas estrictas y a menudo draconianas en gran parte del país. Esto se produce cuando las autoridades hacen un esfuerzo por volver a la normalidad en muchas de las principales ciudades y centros comerciales, con la larga pausa forzada por el brote que afecta la economía del país.

El lunes, un comité encabezado por el primer ministro chino, Li Keqiang, dijo que «se ha evitado un mayor brote de la epidemia a través de medidas de prevención y control fortalecidas», y agregó que «ha surgido una tendencia positiva en todo el país para frenar la epidemia».

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.