Publicidad

KCOY Noticias

Dos de los cuatro estudiantes de la Universidad de Idaho que murieron el domingo fueron vistos con vida por última vez haciendo un pedido en un camión de comida nocturno en Moscú, Idaho, alrededor de la 1:41 a. m., según muestra la transmisión en vivo de Twitch del camión de comida.

En el video, Madison Mogen y Kaylee Goncalves piden $10 en carbonara de Grub Truckers y esperan unos 10 minutos por su comida. Mientras esperaban, se les puede ver conversando entre ellos y con otras personas que están de pie junto al camión.

Joseph Woodall, de 26 años, quien administra el camión de comida, le dijo a CNN que los dos estudiantes no parecían estar angustiados o en peligro de ninguna manera.

El video del camión de comida ofrece una cronología útil de sus movimientos, dijo el miércoles el jefe del Departamento de Policía de Moscú, James Fry, en un caso de cuádruple asesinato que sigue abierto, sin sospechoso ni arma homicida.

Los cuatro estudiantes de Idaho, Mogen, Goncalves, Ethan Chapin y Xana Kernodle, fueron encontrados muertos a puñaladas en su casa compartida fuera del campus el domingo por la tarde en una sangrienta escena del crimen, dijeron las autoridades.

A pesar de que no hubo un arresto ni un sospechoso, la policía de Moscú inicialmente describió los asesinatos como un “ataque dirigido” y dijo que no representaba una amenaza para el público. Fry se retractó el miércoles en su primera conferencia de prensa sobre el caso.

“No podemos decir que no hay amenaza para la comunidad”, dijo Fry. “Y como hemos dicho, manténgase alerta, informe cualquier actividad sospechosa y esté atento a su entorno en todo momento”.

El fiscal del condado de Latah, Bill Thompson, dijo el jueves al programa «Today Show» de NBC que los investigadores todavía están trabajando para determinar quién es el sospechoso de los asesinatos.

“No tenemos a nadie detenido, y la policía no ha podido identificar quién es el responsable de estos homicidios”, dijo.

Los asesinatos y la falta de información han irritado a los residentes de Moscú, una ciudad de 25.000 habitantes que no ha registrado un asesinato desde 2015, según datos de la policía estatal. La policía local está trabajando con el FBI y la policía estatal para dar caza a un sospechoso.

Jim Chapin, el padre de Ethan Chapin, emitió un comunicado el miércoles pidiendo a la policía que divulgue más información sobre los asesinatos.

“Hay una falta de información de la Universidad de Idaho y de la policía local, lo que solo alimenta falsos rumores e insinuaciones en la prensa y las redes sociales”, dijo. “El silencio agrava aún más la agonía de nuestra familia después del asesinato de nuestro hijo. Por Ethan y sus tres queridos amigos asesinados en Moscú, Idaho y todas nuestras familias, insto a los funcionarios a decir la verdad, compartir lo que saben, encontrar al agresor y proteger a la comunidad en general”.

El presidente de la universidad, Scott Green, dijo que han estado trabajando con la policía para hacer llegar la información al público.

“Hemos ayudado cuando se nos ha pedido y presionamos continuamente para obtener la mayor cantidad de información posible, sabiendo que no podemos interferir con el importante trabajo de una buena investigación”, dijo en un comunicado el miércoles.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.