Publicidad

Tu Tiempo Digital

La ordenanza 4-21 pasa con 3 votos a favor y 2 en contra, con los concejales Gloria Soto y Michael Cordero votaron en desacuerdo. Los que votaron a favor de esta ordenanza fueron Carlos Escobedo, La Concejal Etta Waterfield y la Alcaldesa, Alicia Patino. El capítulo 4-21 ahora se agregará al código municipal de la ciudad Santa María.

Esta ordenanza afectaria a los Car Wash Moviles que trabajan en la ciudad, a pesar de hacer lo posible con Manifestaciones, Caravanas, Emails, por cambiar esta ordenanza 4-21, no fue posible y los duenos de Car Wash Moviles se sienten decepcionados, porque sienten que no fueron tomados en cuenta desde hace 6 meses atras, cuando ellos pagan sus licencias, aseguranzas, impuestos y contribuyen a la economia de la Ciudad de Santa Maria.

Uno de los principales problemas con la ordenanza, dijeron las lavadoras, es la sección que prohíbe que las lavadoras operen en las calles de la ciudad, lo que significa que solo pueden operar en las casas de las personas o en propiedades privadas con el permiso del propietario.

El costo de equipo nuevo para cumplir con las regulaciones también podría ser prohibitivo para las lavadoras. Un sistema de tanque de 100 galones y un tapete necesarios para recolectar y transportar agua sucia pueden costar hasta $ 1,200 por un sistema simple y $ 2,000 por uno más avanzado, dijo Chris Barajas, propietario del California Detail Center y miembro desde hace mucho tiempo del lavado móvil local.

«Deberian de enfocarse en otros temas mas importantes como el Robo, Crimen y Drogas. Esto me ha afectado mucho. No he podido dormir ni comer», dice Delgado sobre la ordenanza.

Manuel Estrada, otro detallista móvil con una familia de seis, dijo que entiende las preocupaciones sobre el agua y el jabón en las calles, pero él y otros detallistas eliminan estos materiales de manera adecuada, pagan impuestos y tienen una licencia comercial en la ciudad.

Chris Barajas, dijo: los duenos de Car Wash Moviles son sonadores y muchas familias dependen de sus negocios y en medio de la pandemia se han visto afectados economicamente. Ademas contribuyen a la economia de la Ciudad de Santa Maria.

Miguel Angel Pena: lo unico que pedimos es que nos dejen trabajar, yo tengo 5 hijos y yo les estoy ensenando trabajar honestamente y mantenerlo fuera de las calles. Lo unico que pido es que sus regulaciones sean menos estrictas. Con la Pandemia yo perdi mi trabajo y ahora tuve que poner un Car Wash Movil del cual depende toda mi familia.

Uno de los principales problemas con la ordenanza, dijeron las lavadoras, es la sección que prohíbe que las lavadoras operen en las calles de la ciudad, lo que significa que solo pueden operar en las casas de las personas o en propiedades privadas con el permiso del propietario.

La Concejal, Gloria Soto dice que en el pasado, la ciudad ha aprobado ordenanzas sin notar impactos en la comunidad, y reconoce que la percepción de la comunidad de lavado de autos móviles es que no fueron escuchados en sus preocupaciones. Tambien pide una aclaración sobre los bonos requeridos en la ordenanza, que requeriría que las lavadoras paguen de $ 250 a $ 500 por posibles daños a la propiedad de la ciudad.

El abogado de la ciudad, Thomas Watson dijo que su equipo determinará durante la divulgación si esta prohibición del lavado de calles públicas será prohibitiva (muchos lavanderos han dicho que lo es). La opinión de la ciudad sobre esto parece ser «pasar ahora, tratar los problemas más tarde».

La ordenanza también prohíbe todo lavado móvil en las calles de la ciudad, limitándolo a la propiedad privada. La concejal Etta Waterfield, que usa este servicio, dice que su casa solo permite lavarse en la calle, lo que podría plantear desafíos.

Los funcionarios explican, con traducción, que el agua que se vierte en los sistemas de alcantarillado en el hogar se trata en una planta, pero que el agua que se vierte directamente en los desagües de las calles va directamente al océano sin tratamiento, lo que representa un peligro.

Las lavadoras móviles señalaron que los folletos de la ciudad en años anteriores decían que el agua se puede desechar en los árboles o el césped, lo que ya no se permitirá debido a los daños, especialmente en Boone St. Algunos también desechan el agua en sus propios sistemas de alcantarillado.

Watson agrega que habrá un período de divulgación de 90 días después de la adopción en el que no se administrarán las tarifas ni la aplicación de la ley, y que la ordenanza se devolverá con modificaciones en el otoño. «Nuestra intención es en realidad mantener a la gente trabajando. El abogado de la ciudad, Thomas Watson, dijo que está de acuerdo con muchos de los comentarios, pero que el estado los está presionando para lograr un mayor control del agua.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.