Publicidad

Univision noticias

«Somos prisioneros extranjeros en la cárcel Qinqpu de Shanghai, China, obligados a trabajar en contra de nuestra voluntad. Ayúdenos y notifique a la organización de derechos humanos». Un niña de seis años en el sur de Londres descubrió este mensaje en una tarjeta de Navidad de la cadena de supermercados Tesco, con sede en el Reino Unido. La empresa inglesa ya ha tomado medidas y este domingo detuvo la producción en una fábrica en China para abrir una investigación sobre el proveedor, Zheijiang Yunguang Printing.

La persona que escribió la nota pide en el mensaje a quien la reciba que contacte con Peter Humphrey, un experiodista británico que fue detenido en China mientras trabajaba como investigador corporativo y pasó un tiempo en la misma prisión de Shanghai.

El padre de la niña londinense, Ben Widdicombe, dijo este domingo que al principio pensaron que el mensaje era una «broma». «Al reflexionar, nos dimos cuenta de que en realidad era algo bastante serio», dijo Widdicombe. «Así que me sentí muy sorprendido, pero también la responsabilidad de pasárselo a Peter Humphrey como el autor me lo pidió».

Dijo que el mensaje fue revelador: «Se nota que hay injusticias en el mundo y situaciones difíciles que conocemos y leemos todos los días». Widdicombe dijo que encontrar el mensaje poco antes de Navidad fue conmovedor y que le contó a su hija, Florence, lo que podría significar.

«Explicamos que la persona que lo escribió era un prisionero en China y que la persona sintió que los guardias de la prisión estaban siendo malos, haciéndoles trabajar, se sintieron realmente tristes», dijo el padre.

Humphrey le dijo a la BBC que cree saber quién escribió el mensaje, pero que no identificará a la persona por temor a que el recluso se enfrente a represalias. El experiodista añadió que estaba «bastante seguro» de que un grupo de prisioneros lo puso dentro de la tarjeta como una solicitud colectiva de ayuda.

El supermercado Tesco lanzó un comunicado en el que asegura que están «conmocionados» por el descubrimiento y que nunca permitirían el trabajo penitenciario en su cadena de suministro.

La compañía dice que dona 300,000 libras (390,000 dólares) anualmente a la Fundación Británica del Corazón, Cancer Research UK y Diabetes UK por la venta de sus tarjetas de Navidad.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.